"El término japonés wabi-sabi implica una mirada educada, que sepa apreciar la sencillez, la simetría, modestia o minimalismo de un objeto.
Hay que estar preparado para saber apreciar un buen producto, si entendemos por bueno la acumulación de atributos como diseño intemporal, durabilidad, frugalidad y valores complementarios."